En nuestro país hay varios Reglamentos comunitarios, en materia de Derecho internacional privado, que resultan de obligado cumplimiento. Y ello, porque, pese a su denominación como reglamento, son normas jerárquicamente superiores a cualquiera otra española.
Este artículo de Flora Calvo nos explica cómo, a veces, su aplicación no es tan automática en España, por ejemplo en casos de Derecho de Familia. Leer artículo